Mercados de Carbono, ¿Una oportunidad para los agricultores Fairtrade?

Publicado por: Ecolectia En: Noticias El: Opinión: 0 Me gustas: 515

Hay una realidad en el mundo a la que hay que hacer frente de una manera racional y eficiente. Los países y productores del sur en las áreas rurales son los que menos han contribuido a aumentar el cambio climático, pero son estas comunidades las que sufren de manera directa el impacto sobre la temperatura y las precipitaciones, estaciones extremas y fenómenos climáticos impredecibles que pueden lastrar la producción anual en unos pocos días: Son las primeras víctimas del cambio climático.

Fairtrade Internacional por medio de Gold Standard y los grupos de productores de comercio justo ha desarrollado el estándar Fairtrade sobre el Clima con proyectos tales como la reforestación e instalación de hornos de energía eficiente. Estos proyectos ecológicos permiten a las comunidades agricultoras ir reduciendo todavía más sus emisiones, mejorando su espacio físico y poder compartir sus Créditos de carbono Fairtrade:

·         Proyectos de energías renovables: Energía solar térmica, fotovoltaica, eólica, etc.

·         Proyectos de eficiencia energética: Hornos eficientes, filtración de agua, purificación, lámparas de bajo consumo.

·         Proyectos forestales: Reforestación de árboles en áreas recuperables de vegetación.

Gold Standard es el aliado de Fairtrade Internacional para la consecución de los mayores estándares eficientes del mercado de carbono. Esta organización fue fundada por WWF y otras ONGs para asegurar que los proyectos adheridos lleguen a los más altos niveles de integridad medioambiental y traigan beneficios a las comunidades locales. Gold Standard continúa representando la mejor garantía para las comunidades rurales.

Los mercados de carbono permiten la compensación de carbono, el proceso mediante el cual las empresas y las personas compran créditos de carbono, o reducciones certificadas de emisiones de Gases de Efecto Invernadero, para asumir la responsabilidad de sus emisiones inevitables y ayudar a financiar la transición global hacia una economía baja en carbono. La certificación Gold Standard asegura que estas reducciones de emisiones sean reales, adicionales y permanentes, provenientes de proyectos que también contribuyan a un mínimo de tres Objetivos de Desarrollo Sostenible.

En definitiva, los mercados de carbono ayudan a acelerar la transición hacia “cero emisiones” al permitir la acción climática voluntaria del sector privado para cerrar la brecha de emisiones dejada por los compromisos de los países en virtud del Acuerdo de París.

Los créditos de carbono en esencia son toneladas de dióxido de carbono que se les ha impedido la entrada a la atmósfera y se han eliminado. Las empresas pueden comprar créditos para asumir la responsabilidad de las emisiones que producen.

Si una empresa compra créditos de carbono en condiciones Fairtrade, proporcionan a los pequeños agricultores y a sus comunidades rurales acceso a la financiación generada por esta red, y con el tiempo un papel más importante en el diseño y en la gestión del proyecto.

Entre los principales beneficios de los productores bajo este programa es principalmente que las comunidades sean más fuertes y resilientes mediante la ejecución del proyecto y con un aire más limpio. También que el precio mínimo para los créditos generados ayude a los productores a cubrir los costes del proyecto y, como no, que la prima Fairtrade se invertirá en proyectos para a adaptación al cambio climático, mejorando la salud del suelo, el uso de variedades de cultivos resistentes a las sequías.

La parte de gestión del conocimiento aquí también versa en animar a los productores a aprender y mejorar sus capacidades para la lucha contra el cambio climático, participando en los proyectos de carbono y compartiendo sus experiencias con otras comunidades.

De una manera inicial los Créditos de carbono Fairtrade se han implementado en algunos países de Europa mediante los cuales cualquier empresa, organización o particular podrían comprar esos créditos para apoyar una acción positiva por el clima. Aún así, las empresas que adquieren más de 1000 créditos de carbono anuales será necesario evaluar su huella de carbono y poner en marcha un plan de reducción de carbono y aumenten continuamente la cantidad de créditos año tras año hasta cumplir con el estándar.

Desde un punto de vista de comunicación, las empresas y organizaciones podrán compartir con sus clientes o socios su compromiso de compra de Créditos de carbono Fairtrade en su publicidad propia.

No es una solución permanente, sino una ayuda en la transición de la economía ecológica que además beneficia a las comunidades rurales y nos ayuda a mejorar nuestros compromisos con el Acuerdo de París.

Opiniones

Deje su opinión

domingo lunes martes miércoles jueves viernes sábado enero febrero marzo abril Mayo junio julio agosto septiembre octubre noviembre diciembre